Hasta el día de hoy se desconoce su receta exacta y que es lo que logra su fantástico sabor, ni los mismos empleados de la fábrica saben que ingredientes tiene exactamente, este postre se puede encontrar principalmente de Uruguay ya que es proveniente de allí, Argentina, Brasil, chile y Paraguay.

María Nardini (bisnieta de castellano) cuenta que en cada sector se elabora una parte del postre y luego de que los ingredientes y la mezcla este totalmente hecha se pasa a la etapa del armado y por ultimo al envasado.

Muchos dirán ¿Cómo es que no se conoce su receta exacta en la fábrica?

La realidad es que no existe la receta de manera escrita ya que fue una receta pasada de generación en generación y desde pequeños le enseñaron a la familia de Orlando castillo como elaborar el postre.

Algo interesante que cabe destacar es que, aunque este la fábrica de este postre se sigue elaborando artesanalmente, la razón es que dicen que ninguna maquina logra reemplazar la mano del hombre, aun probando la mejor maquinaria no logran que quede de la misma manera.

Lo que sí han logrado es que el postre tenga más durabilidad.

El nombre de este postre fue adaptado gracias a un pájaro de américa del sur. El cual tiene abundante plumaje, es liviano y debajo de la piel tiene espacios vacíos (cavidades de aire). Por lo que el señor castellano comparo su postre con el ave ya que era liviano y aireado.

Como se mencionó anteriormente no se conoce la receta exacta, pero para que se den una idea contiene estos ingredientes principales:

Bizcochuelo genovés, merengue, duraznos/melocotones en almíbar, nata para montar y dulce de leche.