El origen de la faina viene de la fainata piamontesa.

Fue creada en Italia, para ser más específica fue creada en los Liguria.

Los ligures eran muy reconocidos por ser expertos en la elaboración de tortas finitas, ellos aprovechaban al máximo las materias primas

Fue tanto el éxito de la molienda que rápidamente los restaurantes, pizzerías, mercados minoristas y hasta colegios pupilos comenzaron a utilizar la harina del molino, ya que eran de muy buena calidad.

La producción fue llamada Guido ya que, este era el nombre de los fabricantes.

La faina es una tortilla fina elaborada con harina de garbanzos (se cosecha al sur de la península itálica), sal, pimienta, agua y aceite de oliva.

El aceite de oliva nunca hacía falta ya que era el insumo principal que transportaban los barcos, al igual que la sal y la pimienta.

Generalmente se la acompaña con una porción de pizza una encima de la otra.

En marruecos es conocida como” calentita”, en Francia como “socca”, Italia “farinata” Uruguay y Argentina simplemente adoptaron el nombre faina.

Ahora que sabemos su historia y de donde proviene ¿aprendemos a prepararla?

Para la preparación de la famosa faina se deben moler los granos de los garbanzos para obtener una harina muy fina, mezclar lentamente el agua caliente con sal, se le agrega un huevo a la mezcla y se cuece durante una hora seguida. Luego se expande esta cocción sobre una superficie plana, untandolo con aceite de oliva, se termina de cocinar en el horno y por ultimo le agregamos pimienta por encima.