¿En qué consiste este platillo?

Preparada por primera vez durante 1963, en Uruguay a manos de un carnicero local, pronto se hizo típica del lugar. La misma, se trataba de ternera rellena de aceitunas, jamón cocido, morrones y mozzarella, envuelta en tela de cerdo y asada; aunque hoy en día puede sustituirse la carne de ternera por pollo o cerdo. ¿Suena fácil? Puede ser, pero tiene un truco: si intentas hacerla en casa, no sabrá igual; esto ha sido confirmado por carniceros, cocineros e incluso, personas con oficios ajenos a ello, pero que han intentado hacer una pamplona uruguaya con el sabor tradicional.

Y no solo por la falta de un asador en la mayoría de los hogares o porque muchos de los individuos que poseen uno no saben manejar lo a ciencia cierta ―dándole mayor tiempo en el fuego y quemándolos en el proceso―, sino porque en los sitios con parrilla y restaurantes, capacitados para esta cocción, le son distribuidas carnes con el peritoneo de cerdo, mientras en las pollerías emplean una especie de red ajena a ello, que al final, cambia el sabor. Aparte del típico error que cometen las personas que acostumbran a comer sal: el de añadir mucha a la mezcla que, en este caso, ya es bastante salada por los elementos que la componen.

Pero que esto no te empañe las ganas de prepararlas en casa, porque muchos uruguayos se han animado a hacerlo, simplemente toma en cuenta que requerirás de cierta parte del cerdo, y listo. Otros ingredientes que puedes utilizar son distintos adobos y especias, distintos tipos de queso además de la mozzarella, panceta y algún otro de la elección del chef, pero que no opaquen el pollo, carne o cerdo al añadirse.