Ya hace más de 155 años que nació o que se produjo la primera cerveza en el Uruguay, y uno de sus precursores fue un inversor de origen alemán en la zona de Conrado Niding, donde las empresas uruguayas de fermentación darían un impulso importante en el rubro. De hecho, la fábrica cervecera uruguaya en su momento, fue una de la más moderna en el continente suramericano.

Si bien fueron proliferando nuevas industrias de cervecerías, como la Montevideana, La Popular y otras más, éstas al poco tiempo se fusionaron para dar paso a una gran empresa, como la seria Cervecería Uruguaya, que se encararía de abastecer a todos los consumidores nacionales, hasta bien llegada finales del siglo XX. Luego, ante las nacientes nuevas fábricas de cerveza de pequeñas y medianas empresas, éstas tendrían, de nuevo, fusionarse para combatir la crisis mundial, y poder abastecer el consumo nacional. No la tuvo fácil nunca el sector cervecero uruguayo, puesto que mientras atravesaba dificultades, industrias transnacionales, como la brasilera y argentina, monopolizaban la industrian cervecera del país.

A todo esto, aún siguen vigentes algunas marcas, mientras que las importadas abundan mucho más en el mercado. Todas ellas se encuentran en las festividades por el Día del Patrimonio, evento que se realiza en la provincia de Entre Ríos, donde mayores de 18 años se encuentran para disfrutar de la cata de cerveza y admirar los grupos musicales que se dan cita al evento. Ya sabes, si quieres probar una verdadera cerveza uruguaya, debes saber decidir entre probar una marca longeva o una artesanal de buen sabor…. ¡Salud!