Cómo hallar los hongos de monte

Los hongos de monte son una variedad comestible de hongos que podemos encontrar en Uruguay al adentrarnos en ciertos montes y supermercados del país. No todos conocen cuáles son los hongos más apropiados para comer más allá de los famosos champiñones. Pero quienes saber preparar platos partiendo de los hongos, podrían ofrecer a comensales de todo tipo, exclusivas delicias aprovechando las potenciales de estos y luciendo lo mejor de ellos. En puestos temporales de la ruta interbalnearia de Montevideo o adentrándonos en terrenos húmedos de los campos de Montevideo, podremos hallar excelentes muestras de estas delicias naturales.

¿Dónde hallarlos específicamente? Es importante saber que existe una gran variedad de hongos que no son aptos para el consumo humano porque podrían causar enfermedades, otros son venenosos y pueden llegar a causar la muerte es por eso que reconocerlos es parte crucial de todo el proceso. Los saludables, aquellos que pueden aprovecharse para el consumo humano, podemos encontrarlos en la base de los eucaliptus y los pinos, dos plantas que son muy comunes en los campos de Uruguay. No obstante, la mejor opción para evitar cualquier tipo de confusión es comprarlos en los puestos de venta.

Receta de hongos en conserva a la provenzal

Una vez hayas hallado o comprado los hongos en la cantidad y el tipo que deseas para tu preparación, debes ser cuidadoso(a) en su purificación y limpieza, para lo cual empieza lavándolos con abundante agua fresca, mientras con las manos retiras las impurezas y con un cuchillo, sin hacer cortes grandes o profundas, retiras las zonas que estén duras o se hayan deteriorado o podrido. Esta operación de lavado, que consta de bañar persistentemente con agua abundante, debes repetirla cuatro veces. Bañas y dejas correr el agua para que se lleve los desperdicios, repites varias veces y dejas reposar, luego repites, hasta la cuarta vez.

Una vez hayas purificado perfectamente los hongos, ponlos en una olla con agua que los cubra completamente, arrójales unas hojas de laurel, incorpora un chorro de vinagre y luego ponle unas rodajas de limón. Agrega entonces pimienta negra en granos, un par de dientes de ajo y sal. Al haber arrojado estos ingredientes al agua, déjala hervir por espacio de dos horas. Luego de esto, cambia el agua, volviendo a llenar la olla hasta cubrir los hongos y poniendo en el agua los mismos ingredientes en el mismo orden, de modo que la operación se repita de manera idéntica. Al haberlo hecho, repítelo una última vez sin olvidar ni uno solo de los ingredientes y aplicando el mismo procedimiento.

Una prueba de que no estamos usando hongos venenosos es que los ajos no se pongan negros. Si esto llegase a suceder, entonces, tendremos que descartar todos los hongos de la preparación. Cuando estén blandos, estarán listos.

Para la provenzal, corta los dientes de ajo, una cabeza por cada dos kilos de hongos. Corta perejil muy pequeño, un manojo grande por kilo, mézclalo con pimienta negra en granos, sal a gusto, aceite de girasol y vinagre de alcohol. Por último mezcla esto con los hongos.

En Uruguay, los hongos están por todas partes gracias a la humedad. Aprovecharlos para una preparación tan sencilla es una costumbre de muchos en las zonas rurales y contar con la dicha de probarla, es un privilegio. La gastronomía del país es así de extensa como desconocida en la mayoría de los casos, pero por suerte, los conocimientos ancestrales y muchas fuentes de información no oficial, traen a la escena gastronómica, sencillas recetas que enriquecen la cocina nacional y la hacen más atractiva.