Historia

Esta historia contiene dos partes, que forman el contexto del origen de este plato. Pero no te preocupes, que iremos despacio.

Para conocerla a cabalidad, viajaremos al inicio de todo. Cuando según registros históricos, los Capelettis se originan el Italia ―algo sustentado por un registro de los años 1200, en un recetario.

Tras esto, nos trasladamos a 1915, cuando el cantante Enrico Caruso llegaría a tierras uruguayas, ―expresamente a la zona de Montevideo―. Generando tendencia con su llegada.  Y propiciando la creación de este elemento culinario.

Tanto así, que lo recibieron personas de alto rango en el país y le dieron a probar infinitos platos durante su estadía en territorio uruguayo, de los cuales, la mayoría eran distintas preparaciones de pasta, tal como los Capelettis.

Pero no es hasta 1954-1955 que se consolida la creación de este platillo. Cuando Raimondo Monti, un cocinero de un restaurante uruguayo elabora por primera vez la salsa Caruso.

Usando como ingredientes jamón, champiñones, leche y manteca. Empleando esta salsa para acompañar a los capelettis, pero no sin antes bautizar el aderezo como «salsa caruso», en inspiración al famoso tenor que hizo feliz a Uruguay en 1915.

Características y variantes

También llamados «capeleti» y «cappelletti», son un tipo de pasta típica uruguaya, caracterizada por estar rellena y acompañada de una salsa llamada caruso, que unidos forman los capelettis a la caruso, un emblema uruguayo.

Este alimento usa como ingredientes base la pasta y la salsa que es elaborada con jamón, champiñones, un poco de carne, cebolla y crema de leche.

Por otro lado, la única variante conocida es la sopa de capeletti, un caldo italiano típico de Parma, que consiste en capelettis bañados en queso y algo de vino.