Clericó

No es extraño que la tradición de bebidas como el Clericó se haya extendido desde el Uruguay y la Argentina, hasta Paraguay y otras regiones del cono sur, del continente americano. Las costumbres tienden a mezclarse y sin embargo, con el pasar de los años sigue siendo muy habitual en una reunión de tarde, en algún patio uruguayo, que se sirva un refrescante Clericó que, además de quitar la sed y ser una explosión de sabor para el paladar, es propicio para amenizar el mitin y alegrarlo un tanto. Compartir un Clericó preparado con equilibrio y un buen vino, tinto o blanco, será apropiado sin que importe la hora.

Preparación: 30 minutos

Porciones: 4

Cocina Uruguaya

Ingredientes

Media litro de agua
7 cucharadas de azúcar blanca refinada
7 limones
Medio melón
2 peras
2 manzanas sin cascara
2 duraznos en almíbar
Media botella de vino tinto de mesa
Hielos

Preparación

  1. Vierte medio litro de agua en una jarra y haz una limonada:  7 cucharadas de azúcar, luego el jugo de los 7 limones y mezcla bien.

  2. Lava y corta en cuadros pequeños la fruta y agrega limonada.

  3. Incorpora la media botella de vino tinto, mezcla y añade hielo 

  4. Deja enfriar.

  5. Sirve en copas o vasos con una cucharada de fruta y disfruta.

Compartir esta receta en:

Algunas noticias relacionadas con Clericó