Una salsa para acompañar pastas

La salsa caruso es patrimonio gastronómico de Uruguay, declarado por la prestigiosa Asociación Uruguaya de Gastronomía (AUG). Como es bien sabido Uruguay fue uno de los destinos preferidos por las colonias de inmigrantes europeos que desde 1870 hasta 1960 aproximadamente se mantuvieron saliendo de su país.

Colonias suizas, alemanas, holandesas e italianas se radicaron en Uruguay, cuya capital, Montevideo es un puerto; y desde allí han contribuido al crecimiento del país, desde un punto de vista económico, cultural e incluso demográfico. Los italianos ejercieron una influencia directa en las costumbres de los uruguayos y es que fue una de las comunidades más consolidadas en el país.

No bastando con esto, tuvieron participación histórica en la defensa del territorio, cuando poco tiempo después de haber declarado Uruguay su independencia, fueron víctimas de la invasión Argentina, entonces una legión de italianos se dispuso a pelear por el territorio uruguayo.

Esto ha creado vínculos realmente profundos entre el pueblo uruguayo y los hermanos italianos. Se estima que alrededor de un 15% de la población total uruguaya tiene apellidos italianos. Partiendo de esta información, se explica fácilmente la marcada presencia de la comida italiana en Uruguay, pastas y pizzas principalmente, son platos que Uruguay siente suyos.

Tan es así, que no siendo suficiente con celebrar el día nacional del ñoqui el 29 de julio y tener como tradición la ingesta de ñoqui los 29 de cada mes, este país tiene muchos establecimientos donde se preparan pizzas y todos los tipos de pastas. De allí surge la historia de la salsa caruso de origen uruguayo y que se sirve para acompañar la pasta tanto en Uruguay como en muchos lugares del mundo, donde ha tenido una buena acogida.

La salsa caruso, un homenaje a un tenor napolitano

Esta salsa debe su nombre a un importante personaje de la música clásica; su creación se remonta al año 1915 cuando los dueños de un restaurante capitalino decidieron preparar un plato único para recibir la especial visita del tenor de origen italiano, específicamente de Nápoles, Enrico Caruso.

Este sujeto representaba mucho para la comunidad italiana que vivía en Uruguay, quienes eran en gran medida provenientes de Nápoles, también significaba mucho para otras personalidades del país como el gabinete presidencial e incluso por artistas como Carlos Gardel, el mundo entero estaba hablando del talentoso tenor napolitano.

Entonces para honrar su presencia el chef del restaurante decidió mezclar las tradiciones culinarias de los italianos que se encontraron en Uruguay como producto de la inmigración y surgió el delicioso acompañante.

La salsa, naturalmente, fue bautizada con el nombre del músico y resultó todo un éxito gastronómico que se extendió con bastante rapidez por todo el país.

Pero no fue sino hasta 1950, cuando la salsa fue un intervenida y cobró renombre internacional. Raymundo Monti chef del reconocido restaurante “Mario y Alberto” la puso de nuevo sobre la palestra, desde entonces empezó a aparecer en numerosos restaurantes y congresos internacionales de cocina, hasta convertirse en lo que es en la actualidad, una salsa de renombre internacional de la que puedes disfrutar no solo en Uruguay sino en cualquier parte del mundo.

Ingredientes de la salsa caruso

Esta salsa tiene espíritu italiano, por eso sus ingredientes son comunes en otro tipo de salsa que se preparan dentro de la extensa gastronomía italiana. Esta salsa contiene mantequilla, champiñones, cebolla, harina, leche, crema de leche, jamón picado, queso rallado y un poco de caldo carne.

Se estila servirla con pastas largas preferiblemente, aunque una vez que aprendes a prepararla puedes servirla con lo que se te antoje.